La dependencia ha llevado al país para abajo en desarrollo

La dependencia ha llevado al país para abajo en desarrollo

Abandonar el nacionalismo y dejar al país sin nada, un crimen

El historiador y autor del libro Las raíces del nacionalismo petrolero en México explica la lucha que se da entre los nacionalistas y los privatizadores. Por desgracia, advierte, son estos últimos los que tienen el poder y confían en el desgaste de sus adversarios para dar el golpe a Pemex


Roberto González Amador


La clase política mexicana y la elite del poder echaron por la borda el nacionalismo. Prometieron, pero no cumplieron, un país moderno, globalizado, integrado al mercado mundial. La pregunta que se hace el historiador Lorenzo Meyer es si, tres lustros después de que un nuevo modelo de desarrollo fue impuesto, México va mejor.

"Lo que ganamos es dependencia. Irnos para abajo en el desarrollo", plantea Meyer, profesor e investigador en El Colegio de México. Decisiones políticas, tomadas desde inicios de la década pasada, unieron a México con Estados Unidos, al menos en el plano económico. “Para nosotros, cada año que pasa sin crecimiento apropiado (6, 7 por ciento anual) lo hemos perdido. Y nos dicen: ‘espérense, ya para el 2014 o 2015 la cosa habrá cambiado. ¿Ese es el proyecto nacional? Pues qué pobre proyecto’”.

Procedente de las prensas de editorial Océano, a principio de este año, Las raíces del nacionalismo petrolero en México, un trabajo que salió a la luz por primera vez en 1968 bajo el título de México y Estados Unidos en el conflicto petrolero, 1917-1942. "En la nueva batalla por el petróleo mexicano, conocer los orígenes y razones del esfuerzo nacionalista es una manera de contribuir a poner en claro la dimensión del reto al que México se ha vuelto a enfrentar", dice el autor en la presentación de la obra. Un tema en el que abunda en una entrevista con La Jornada.

–¿Cuál es ese reto al que alude en la presentación de su libro?

–El reto es que la clase política mexicana y la elite del poder mexicana han decidido desde 1980 que realmente el nacionalismo tal y como se fue formulando en México desde el siglo XIX ya no es necesario, que es un problema y un obstáculo al México que ellos han prometido, pero que no han logrado: un país muy moderno, integrado al mercado mundial y a la globalización. Y según esa elite, estos fantasmas del pasado, como tener el control directo del petróleo, no ayudan, son adherencias históricas que ya debieron de haberse quitado.

Para el historiador, justamente ahora, en 2009 queda "claro y transparente" que hay una serie de errores en ese cálculo. En primer lugar, la globalización no trajo lo que prometió; si el momento cumbre es la firma del Tratado de Libre Comercio de América del Norte en 1993, "pues llevamos ya 16 años y esta economía no sale" y 16 años en el siglo XXI es como un siglo de hace 200 o 300 años. Así que, plantea, "echaron por la borda el nacionalismo pero ¿nos fue mejor?"

Lorenzo Meyer abunda: “El nacionalismo ha sido usado de manera muy demagógica, pero hay de nacionalismos a nacionalismos y el petrolero fue del real, porque obligó no solamente a su gobierno, sino a su sociedad a enfrentarse a Estados Unidos y Europa y, lo que es más importante, a tener éxito. Son tan poquitos nuestros éxitos, los realmente grandes se pueden contar con los dedos de una sola mano. Éste es uno de ellos y el año pasado –cuando el gobierno planteó una reforma que permitía capital privado en la industria–se dijo que esto ya no era importante”.

“Está bien. Si ese ya no es un elemento importante para la elite del poder, ¿cuál lo sustituye? ¿La existencia de una sociedad justa e igualitaria, como podría ser el orgullo de los países escandinavos? ¿La existencia de un sistema político realmente democrático, como podrían ser todos los de Europa occidental? ¿La existencia de un sistema de justicia realmente justo, donde ricos o pobres reciban exactamente el mismo trato y la justicia brille? ¿Cuál? No tenemos ninguno. ¿Un sistema educativo que, aunque no seamos una gran potencia como Finlandia, se pueda decir: ‘aquí mis niños saben sumar, restar, multiplicar, álgebra y escribir y conocen su idioma’. ¿Ese? Pues tampoco. Entonces, si nos quitan el nacionalismo petrolero y no nos dan nada, me parece entre un crimen y una estupidez. Un crimen, una estupidez y una traición, un poquito de todo o todo junto”.

–En otra parte del libro se refiere a una suerte de tensión que prevalece entre nacionalistas y privatizadores.

–Subsiste, desde luego. Se abatió un poco porque los más nacionalistas lograron detener a la parte más privatizadora. Pero los privatizadores no se han ido y han seguido insistiendo en abrir las puertas a empresas externas, al capital privado. Los nacionalistas creo que quedaron exhaustos, pero tampoco se han ido y ahí está Andrés Manuel López Obrador, que es el portaestandarte de este nacionalismo, sigue dándole vueltas al país y no pierde oportunidad de señalar que en el caso del petróleo hay que mantenerse alerta. Así que las dos fuerzas están listas para el siguiente choque.



–¿Cuál es ese siguiente choque?

–Cuando alguno de los dos acumule suficiente poder, como para intentar volver a imponer su proyecto. Yo me temo que quienes están acumulando poder son los privatizadores. Tienen la sartén por el mango, pero no han podido legitimar su posición. No han podido convencer de que el petróleo ya no tiene ninguna importancia. Así que yo creo que están esperando volver, desgastar un poco más al movimiento nacionalista y volver a dar el golpe. Después de todo, ellos están en el gobierno, los nacionalistas están fuera.

–En la presentación del libro, hablando nuevamente sobre este tema, dice que este debate del año pasado provocó que el petróleo fuera el centro de un choque entre la izquierda y la derecha. Probablemente antes de esta discusión, esa distinción tan clara que hace se estaba difuminando.

–Estaba difuminada porque la izquierda no había tomado un tema nacionalista. El nacionalismo simplifica mucho, desde luego, pero nos ayudó en este caso, porque antes de eso ciertamente no se había tocado algo tan evidentemente objeto del nacionalismo o del repudio de quienes no se sienten nacionalistas.

–Y en el libro también destaca la actualidad que tiene hablar de soberanía, cuando en algunos círculos se busca hacer creer que este tema no es importante.

–Nacionalismo y soberanía son dos conceptos difíciles de asir y se prestan mucho a la manipulación e incluso la demagogia. Pero sin ellos no se entiende un proceso nacional. Nuestra soberanía nunca ha sido completa, y no sé si alguna vez será. Pero hasta ahorita lo más que tenemos es una soberanía relativa y, eso sí, muy emotiva, ligada al patriotismo, al nacionalismo: la idea de que el mundo se opuso a que México tuviera el dominio de su petróleo. Y México logró ese dominio, fue un momento en que el país logra, por muy poco tiempo, capturar la esencia de la soberanía. Ahora lo que nos dicen es que como manejamos muy mal el petróleo, se lo demos a los que pueden venir a descubrir el tesorito, a los que pueden sacar el tesorito, a los que pueden construir las refinerías para que el tesorito salga rápido.

"Si hablamos de la elite económica mexicana, a ésta lo de la soberanía la tiene sin cuidado, lo que quiere son ganancias; pero para un mexicano normal, común y corriente, que no tiene nada de qué sentirse orgulloso de su país, también le quitan lo último de lo que sí podía sentirse orgulloso".

–En una parte de su libro menciona que la expropiación del petróleo quebró la dependencia económica del país. Ahora parece ser que lo que se busca es la dependencia económica.

–Ni duda. Ese es el gran problema de los últimos años. La idea de Carlos Salinas (presidente de 1988 a 1994) con su gobierno ilegítimo, ante una debilidad política y económica, decide que el país sólo puede salvarse si se engancha, como una especie de cabús, al gran tren estadunidense. El interés nacional ya no se va a definir como hasta entonces, que entre un poco más lejos de Estados Unidos mejor para el interés nacional, sino al contrario. Entonces la dependencia se definió como el interés nacional y una buena parte de los mexicanos compró esa idea y no nada más las clases altas. La verdad también es que aquí la opinión pública aplaude a cualquier presidente, hasta al de ahora.

A partir del gobierno del ex presidente Salinas, apuntó, el proyecto del grupo gobernante ha sido unir el país a Estados Unidos. Pero resulta que la economía de ese país crece muy poco, porque ya creció muchísimo, entonces no tiene mucho dinamismo.

"Nosotros nos unimos a la economía menos dinámica. Cuando Estados Unidos va creciendo, México no crece mucho, casi nada. Esa dependencia le dio apoyo político a Salinas, pero no le dio energía a la economía. Ahora de 2008 a acá, Estados Unidos se va para abajo y México todavía más, esa es la dependencia, eso es lo que ganamos, irnos más abajo".




Universidad Nacional Autónoma de México
Instituto de Investigaciones Históricas
Secretaría de Hacienda y Crédito Público
Recinto de Homenaje a don Benito Juárez



Ciclo de mesas redondas



Repensando la Reforma
Martes de junio y de julio de 2009

JUNIO
Martes, 12:00 horas
Sede: Instituto de Investigaciones Históricas, UNAM
Circuito Mario de la Cueva, Zona Cultural
Ciudad Universitaria, México, DF
Tels. 5622-7516 y 27

2 de junio Significado del tiempo y la ley
Andrés Lira e Israel Arroyo

9 de junio Costumbres y literatura
Clementina Díaz y de Ovando y Belem Clark

16 de junio Implicaciones internacionales
Patricia Galeana y Silvestre Villegas Revueltas

23 de junio Cine y fotografía
Deborah Dorotinsky y Héctor Espinosa

30 de junio Las nuevas devociones
Rubén Ruiz Guerra y Ma. Eugenia Vázquez Semadeni



JULIO
Martes, 17:00 horas

Sede: Recinto de Homenaje a don Benito Juárez
Palacio Nacional, Segundo Patio Mariano. Plaza de la Constitución
Tels. 3688–1360 y 1371
7 de julio La ciudad de México y su periferia
Regina Hernández y Sergio Miranda

14 de julio Los rostros ocultos del liberalismo
Carlos Francisco Martínez Moreno y Luis Olivera López

21 de julio Sobre periódicos y periodistas
Guadalupe Curiel, Lorena Gutiérrez y Bertha Hernández

28 de julio Las artes
Esther Acevedo y Eloísa Uribe

Se otorgará constancia con 80 por ciento de asistencia

www.historicas.unam.mx


www.hacienda.gob.mx/cultura




Instituto de Investigaciones Históricas

Universidad Nacional Autónoma de México





Nueva programación del ciclo

21 de abril Historia de la licenciatura en Historia
Álvaro Matute
5 de agosto La historia universal en la enseñanza media
Martín Ríos
12 de agosto La historia en la reforma educativa
de la Secretaría de Educación Pública
Sergio Miranda
19 de agosto La formación de los historiadores
Andrea Sánchez Quintanar
26 de agosto La función social de la historia
Enrique Florescano

Día: Miércoles
Hora: 12:00 horas
Entrada libre

Se otorgará constancia con el 80% de asistencia

Transmisión por Internet:

Canal 12 del Webcast UNAM [ Ver ]
Sede presencial:

Salón de Actos del Instituto de Investigaciones Históricas
Circuito Mtro. Mario de de la Cueva, Zona cultural
Ciudad Universitaria, Coyoacán, México, DF CP 04510
Informes:(55) 56-22-75-16 y (55) 56-22-75-27
www.historicas.unam.mx
difiih@unam.mx
Sedes remotas:

Centro Regional de Investigaciones Multidisciplinarias, UNAM (Cuernavaca, Morelos)
Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, UNAM (CU, México DF)
Facultad de Estudios Superiores Acatlán, UNAM (Naucalpan, Edo. de México)
Universidad Michoacana de San Nicolás Hidalgo (Morelia, Michoacán)
Universidad Autónoma de Tamaulipas (Ciudad Victoria, Tamaulipas)

Venta especial de libros
(Descuentos hasta del 70 por ciento)

Toshiko Akiyoshi

Toshiko Akiyoshi (Dairen, Liaoning, China, 12 de diciembre de 1929) pianista, compositora y arregladora de jazz. Hija de padres japoneses comenzó a estudiar música clásica mientras vivía en China, pero no se decidió por el jazz hasta su llegada a Japón en 1946.
Durante un viaje a Japón el pianista Oscar Peterson la escuchó tocar en el club Ginza y quedó fascinado, por lo que la incentivó a viajar a Estados Unidos y a unirse al Berklee College de Boston. Estudió en la prestigiosa escuela durante tres años, al recibirse se casó con el saxofonista Charlie Mariano, con quien formó Toshiko-Mariano Quartet.

Su carrera
Fue la primera mujer en triunfar en el jazz como instrumentista, es reconocida como una gran compositora, sus obras se estudian en numerosas universidades del mundo. En 1984 fue objeto de un filme documental Toshiko Akiyoshi: Jazz es mi idioma nativo; en 1996 publicó su autobiografía Vida con Jazz.
En 1953, y con la producción de Norman Granz, Toshiko grabó su primera placa Toshiko's Piano acompañada por el prestigioso guitarrista Herb Ellis, el bajista Ray Brown y J.C. Heard en la percusión.
Su apego a la música tradicional japonesa se fusionó con el bop de Peterson y Bud Powell, para crear un nuevo género musical en el que se destaca la profundidad en los arreglos de Toshiko Akiyoshi. Ella incorporó al jazz el tsuzumi (un pequeño tambor típico japonés) y el canto de las obras teatrales kogun.
En la década de 1970 deja de lado el espíritu exclusivo del bop y se interna en una serie de discos en los que explota a su Big Band en discos que incluyen solos muy largos de todos sus músicos. Ya separada de Mariano, se casó en 1969 con el saxofonista Lew Tabackin, con quien continúa casada en la actualidad.
En 1991 grabó el disco más importante de su carrera, en el Carnegie Hall de Nueva York, que logró unanimidad en la critica especializada como uno de los mejores discos de jazz del año.

Sus premios
En 1986 recibió la condecoración New York City's Mayor Liberty Award y un año más tarde en Los Ángeles, California la Asociación de mujeres Asiática-Americanas la distinguió con Mujer luchadora del año.
El emperador de Japón le otorgó la medalla Shijuhohsho en 1997, y en 1999 ingresó al Salón de la fama del Jazz.
Recibió 14 nominaciones al prestigioso premio Grammy a la industria musical y obtuvo el premio al mejor arreglo y composición musical en la encuesta de los lectores de Down Beat.

Excelente disco!!!

Toshiko Akiyoshi - The Many Sides of Toshiko [320]
Toshiko Akiyoshi: piano
Jake Hanna: drums
Gene Cherico: bass

01 The Man I Love (G. Gershwin, I. Gershwin) 5′27
02 Minor Moods (Brown) 4′16
03 After You’ve Gone (Layton, Creamer) 3′35
04 We’ll Be Together Again (Fischer, Laine) 4′29
05 Studio J 3′15
06 Tosh’s Fantasy 9′04
07 Bags’ Groove (Jackson) 6′48
08 Imagination (Van Heusen, Burke) 3′35
Descarga


Wolfgang Amadeus Mozart (Salzburgo, en la actual Austria, 27 de enero de 1756 - Viena, 5 de diciembre de 1791), fue un compositor clásico y ha sido considerado por muchos uno de los más grandes en su género.

A pesar de que murió muy joven (apenas a los 35 años), dejó una obra extensa que abarca todos los géneros musicales de su época. Compuso más de 600 obras, muchas de ellas reconocidas como las obras cumbre de la música sinfónica, concertante, de cámara, para piano, para ópera y coral. Es uno de los compositores clásicos más populares.

Mozart mostró una capacidad prodigiosa en su niñez más temprana en Salzburgo. Cuando ya tocaba el teclado y el violín, compuso obras a la edad de cinco años y realizó interpretaciones para la realeza europea. A los diecisiete fue contratado como músico en la corte de Salzburgo, pero debido a su inquietud viajó en busca de una mejor posición, siempre componiendo de forma prolífica. Durante su visita a Viena en 1781 fue despedido de su puesto en la corte de Salzburgo y decidió quedarse en la ciudad, donde alcazó la fama durante el resto de su vida, pero tuvo poca seguridad financiera. En sus años finales en Viena realizó muchas de sus sinfonías, conciertos y óperas más conocidas, y el Réquiem. Las circunstancias de su temprana muerte a los 35 años han sido muy mitificadas.

Mozart siempre aprendía vorazmente de otros músicos y desarrolló un esplendor y una madurez de estilo que rodeó la luz y elegancia con la oscuridad y pasión -todo bien informado por una visión de humanidad "redimido por el arte, perdonado y reconciliado con la naturaleza y el absoluto". Su influencia en toda la música occidental posterior es profunda. Ludwig van Beethoven escribió sus primeras composiciones a la sombra de Mozart, de quien Joseph Haydn escribió que "la posteridad no verá tal talento otra vez en 100 años.

Link para descargar parte de la obra de Mozart

EL ARTE Y EL OFICIO

Por: Alfonso Fernández Burgos

Quedar convertido en instrumento,
en oficio, en tarea. Francisco Umbral


El escritor se mira al espejo y piensa que es tinta. Solo así hay salvación: cuando uno es lo que respira, cuando uno es aire y bronquio; garganta y ahogo. Solo así hay vida luminosa. Es necesario convertirse en el esperma y en la piel herida. También en el temblor. Y en el ay desgarrado de los orgasmos. Solo así —siendo el oficio, la tarea— se puede estar presente, salpicar las paredes de hiedra o mancillar la memoria de los nuestros.

El papel, la tinta, los minutos. Dejarse de pamplinas, dejarse del que escucha al otro lado con sus ojos, dejarse de la sonrisa y del aplauso. Quedar convertido en puntos suspensivos para seguir mañana, y el año que viene, y después de muerto. Proclamo a un tiempo la voluntad de ser errata y recompensa. De esta manera ya puedo enunciar que soy a la vez el que escribe y lo escrito. La Bovary c’est moi, mi caudillaje y mi obediencia. Soy el soporte que contiene la voz y la ilusión forjada a la sombra del delirio y de los vinos. Y soy, tal vez, solo esa palabra que llena los pulmones y el orgullo: escritor.

Pero ahora estoy aquí sin otro remedio que confundirme con el oficio y la herramienta. Soy lo hacendoso y la pereza que cruza cada línea escrita, y el texto que duerme en la desidia. Porque yo soy de la misma piel y de la misma uña que el Cantar de los Cantares y del mineral oscuro que acumulan mis entrañas. Carbón y poesía habitan en mí no como espuma, sino como oficio, como horario, como tranco imprescindible en el camino.

Porque en el paso soy el talón y el suelo que lo impulsa. No soy otra cosa que tinta que se vierte, no soy más que este oficio antiguo y solitario. Soy deseo, pero deseo de ser la pluma, y su herida. Porque cuando soy todo eso (el margen, la tinta, la cuartilla, el número que marca el orden de los tiempos y la goma que borra), cuando no hay distancia entre la raíz de mis muelas y lo escrito, siento que merece la pena quedarse aquí, sin prisas, hasta que venga la muerte si se atreve.

De nada sirve la almoneda de palabras, la imposición mercantil de los criterios. Yo soy una tinta que se encoge y expande en un latido. Y aquí estoy para dar fe, con rigor de que solo me siento ser si escribo. Escribo y respiro. Me muevo y agonizo. Solo hay palabra: la palabra como trazo del retrato, el sueño como trazo del orgasmo y la muerte como trazo que da sentido a todos los trazos. Tarea, tarea; oficio, oficio.

Entonces la palabra es yo. Soy, ya lo dije, látigo y espalda, inquisición y herejía. Soy la voz que clama y el socorro. Soy yo, un escritor que grita o que silencia como los besos dulces. La máquina herramienta de mi túnel, de mi puente, y del asfalto pegajoso que hierve a mediodía.

Soy el instrumento, el oficio y la tarea. Lo demás no importa. A mí no me importa.

ALFONSO FERNÁNDEZ BURGOS

Los Cañeros Del Zacatepec

Henry David Thoreau

Blek le rat

Banksy

Jean Saudek

Don Jack Kerouac

Don Jack Kerouac

Fotografías de Rotten Apple

Rubén Olivares "El Púas"

Don Miles Davis

Egon Shiele

Raúl Macías Guevara "El Ratón"

Oswaldo Guayasamín

Obra de Juan Carlos Mendez

Gral. Emiliano Zapata

UFM Alterna

UFM Alterna
Radio de la UAEM (Morelos)

Radio UNAM

Don Julio César Chávez

Santa Maradona!!

Santa Maradona!!

Don Blue Demon

Sin Banderas ni fronteras.

Sebastiao Salgado

Sebastiao Salgado
Fotográfo brasileño

Datos personales

Mi foto
Lost Angeles, United States
Graffiti ilegal, pugilismo, drogas, internet, pulquero y pambolero.

Mi lista de blogs

TIANGUIS CULTURAL DEL CHOPO, A.C.

TIANGUIS CULTURAL DEL CHOPO, A.C.
lupoperro@yahoo.com.mx, lavozdelasirena@hotmail.com

COLEGIO DE SAN LUIS, A.C.

CINETECA

Escuela Nacional de Antropología e Historia

Escuela Nacional de Antropología e Historia
ENAH

CIESAS

Seguidores

Live Traffic Map

Loading...