Entrevista con Billy Wilder en el semanario alemán Der Spiegel

Quiero compartir la siguiente entrevista de uno de mis cineastas favoritos el cual me dejó estupefacto con su película: - Avanti! (¿Qué ocurrió entre mi padre y tu madre? 1972)-. Sin más preámbulo...

ENTREVISTA:

Sr. Wilder, ¿tuvo Vd. en Hollywood nostalgia del Berlín que tuvo que abandonar en 1933?

Sí, varias veces.


¿En qué pensaba Vd. en aquellas horas?

En una o dos muchachas, probablemente.

¿Sólo dos?

Eran aquéllas de quienes me había enamorado, las otras eran secundarias.

¿Estaba Marlene Dietrich entre las que llegó a conocer en Berlin?

Ella fue una de las pocas con las que no tuve ninguna relación porque debía concentrarme en la película. Además Marlene escogía la mayoría de las veces hombres que estaban enfermos. Era un tipo maternal, una enfermera que preparaba sopa. Ella fue una Madre Teresa de Calcuta con mejores piernas.

¿Se lo dijo alguna vez?

No, nunca. Ella cocinó varias veces para mí. Era capaz de preparar una magnífica Pilzsuppe (una sopa de setas). Tras mi boda todo cambió, pues a mi mujer no le gustaba Marlene. Un día llamaron a nuestra puerta y Marlene le entregó a mi mujer un termo. Cuando le pregunté qué había para comer, me dijo: "Pilzsuppe de Marlene". Después vertió la sopa del termo y daba para una taza, para mí solo. Eso nunca lo olvidó.

Pese a su indignación contra los alemanes nazis, Marlene Dietrich no se hizo enterrar finalmente en el exilio parisino, sino en Berlín. ¿Puede entender esa decisión?

Aparentemente era el regreso a la raíces. Lo puedo entender. De esta manera, siendo enterrada en Alemania, ella recibía mayor atención.

Con otras palabras: ella fue actriz hasta la muerte.

Naturalmente. Ya no era: "¡Arriba el telón!", sino: "¡Abajo el telón!". En Berlín miles de personas visitaron su tumba, ¿cuántas hubiesen acudido en el parisino "Père Lachaise"?

Cuando Vd. recuerda sus primeros años en Berlín, en 1926, ¿qué es lo primero que se le viene a la memoria?

Las torres desde donde los policías dirigían el tráfico. Eran una cosa enorme, y después los semáforos con luces verdes y rojas. Yo no lo conocía. Comparada con Viena, Berlín era una ciudad enorme. Berlín era como Nueva York. Ésa era la ciudad (en el texto original de Spiegel de 1996 aparece "die" en cursiva).

Billy, de 20 años de edad por aquel entonces, tuvo que vivir en la pobreza: "La lengua amarga, las piernas pesadas como el plomo, el estómago duele por estar vacío, y los nervios están destrozados", escribió Vd. en 1929 en el Berliner Zeitung am Mittag. "Me va muy mal. Hoy dormiré en la sala de espera del tren".

Fue un tiempo muy pobre, pero muy bello. De alquiler aquí y allá, y más de una vez dejé atrás mi ropa por no poder pagar la última cuenta.

"Mis pantalones sin planchar, mal afeitado, el cuello de la camisa grasiento, los puños de la camisa vueltos ... Tras cada golpe de puerta el rostro venenoso de la casera, chillando y con la cuenta entre los dedos". El periodista Wilder sólo tenía una opción: llegó a ser Eintänzer*, gigoló. (Eintänzer era el empleado de las salas de baile encargado de sacar a bailar a las damas).

No era el mejor bailarín, pero tuve los mejores diálogos con las damas. Alguna vez me trabajé una propina. Le conté a una dama lo mucho que se desgastaban los zapatos en mi profesión y que debía comprarme un par nuevo cada dos o tres semanas. Al día siguiente, al llegar al trabajo, el portero tenía un paquete para mí: toda una caja de cartón con zapatos del marido de la dama. Demasiado grandes, por supesto. Este tiempo como Eintänzer casi lo había olvidado, pero un editor berlinés ha reunido hace poco mis reportajes en un libro y así he podido recordar de nuevo algunos detalles. Trabajar de Eintänzer ya era muy cómico, además debía llevar frac o smoking por la tarde, y sólo tenía una camisa. No la lavaba, sino que la limpiaba con goma de borrar. Mi segunda patria fue el Romische Café. Un café de encuentro de literatos y artistas cerca de la Gedächtnis-Kirche.

Los alemanes cometieron un gran error con la reconstrucción al no reconstruir el Romische Café. Poseía significado cultural.

"Los cafés tienen algo de la esencia de los violines bien tocados", escribió Vd. en el periódico: "(He omitido traducir "geben Resonanz: producen resonancia, porque "mitschwingen" es lo mismo, más o menos) Resuenan y prestan un timbre especial. El vocerío durante años de los clientes ha depositado de forma especial sus fibras y átomos, y de forma maravillosa vibra la viguería, el revestimiento de madera e, incluso, el mobiliario vibra según el ritmo de la existencia de los visitantes... El milagro molecular, que aquí tienen lugar, el fenómeno de la animación metafísica de estos locales a través de la irradiación de sus visitantes está pendiente de la investigación científica".

¡Eso es mejor de los que yo podría escribir hoy! Recuerdo todavía el tiempo en que era periodista de la edición de noche del Berliner Zeitung (B.Z.). Entonces era amigo de Erich Maria Remarque. Comíamos juntos dos o tres veces por semana en el Jädicke, el inventor del Baumkuchen (un tipo específico de tarta de pisos, recubierta de chocolate).

Un día vino Remarque al local y me dijo: "Acabo de rescindir el contrato con Ullstein. Ya no trabajo." -"Estás loco. ¿Por qué lo haces? Tienes el mejor puesto entre los periodistas alemanes, miles de mars al mes, y encima las chicas más bonitas." -"Mi mujer insiste en que termine mi novela" -"¿Qué clase de novela?" -"Una sobre la Guerra Mundial." -"¿Guerra Mundial? ¿Quién se ocupa de la Guerra Mundial? Eso es idiota. Debes regresar a la oficina y retirar la rescisión del contrato."

Casi obligo a Remarque a continuar como periodista y no escribir su "estúpida" novela Sin novedad en el frente.

El Berliner Tageszeitung (taz=Tageszeitung) ha escrito hace poco: "Uno se pregunta qué hubiera sido de Wilder sin los nazis y sin el cine."

Me hubiese quedado como periodista, naturalmente. Quizá tendría hoy un puesto mejor que entonces, cuando iba por Viena en bicicleta, a investigar las noticias, para tocar el timbre, a las cinco de la mañana, de una madre llorosa cuyo hijo acababa de convertirse en asesino. Era terrible. Esas cosas eran muy penosas. Eso en Berlín lo hice mejor.

El 9 de diciembre de 1927 escribió en un periódico: "El niño que hoy cumple años -"Geburtstagkind" tiene un sentido a menudo burlón, irónico y, en este caso, como veréis, no hay duda al respecto- que hoy ha alterado al Moabit (barrio berlinés [2]), sobre quien giran todas las conversaciones, a quien llevan flores a la habitación, pequeños regalos de todo corazón, está acostado en un lecho blanco como la nieve, sonríe su boca sin dientes, todas las miradas de sus pequeños ojos, enrojecidos pero despiertos, tocan y eximinan al intruso, como si quisieran decir: 'me alegro de que te alegres de que yo cumpla 100 años'". (En este párrafo Wilder nos hace creer que se trata de un bebé recién nacido, y al final nos revela otra de sus ya célebres fantasías sobre su muerte.)

No está mal, está muy bien, ¿o no? Yo pensaba realmente que llegaría a ser un guionista conocido y bien pagado. Así quería terminar mi vida, como escritor, pero después me decepcionó el trabajo de los directores, que no leían los guiones con precisión y los trasladaban al film de forma equivocada. Por eso me hice director. Sin embargo, yo todavía creo que en el fondo soy escritor.

¿Podemos esperar una primera novela suya?

Yo ya he escrito mis recuerdos, con Karasek [Karasek]. ¿Todavía debo escribir ahora, a los 90 años?
¿Por qué no, si le divierte?

No, no me gusta revolver en mis viejos guiones, que están aquí, en la estantería. Incluso mis viejas películas las veo de mala gana. Sólo me interesa el futuro. El pasado, para bien o para mal, no juega ningún papel para mí. En mi casa no hay vídeos de mis películas. Sólo me interesa el mañana, no el hoy o el ayer.

La nueva generación, la de hoy y de ayer, quisiera saber de todos modos si Vd. experimentó alivio o tristeza cuando huyó en 1933 desde Berlín a París.

He amado Berlín mucho, mucho. Sabía que, en efecto, mi vida cambiaría. A continuación dirigí mi mirada hacia el Oeste, hacia Hollywood. Entretanto, mi profesión había llegado a ser la de guionista.

¿Se ha sentido alguna vez austríaco?

No, nunca. Era un hombre de mundo, por favor, déle el sentido a esta palabra con una sonrisa -traducción un poco perifrástica, en vez de "interprételo o entiéndalo con una sonrisa"-, uno no debe tomárselo tan en serio. Yo tenía gran simpatía por Berlín. Había entonces esta musiquilla de Friedrich Hollander sobre los austríacos: "Traed raticidas, traed raticidas". Me sentía algo ofendido por la letra, pero alguna vez pensé que tenían razón.

¿Cuándo fue consciente de que cada día que pasaba en Alemania podía ser su condena a muerte?

Tras el incendio del Reichstag, me marché de Berlín. Lo vendí todo, muebles de la Bauhaus, de Mies van der Rohe, de Gropius, mi Cabriolet americano, marca Graham-Paige. Naturalmente, me engañaron en la venta. La gente sabía que estaba en un momento difícil.

¿Se podía sospechar entonces la dimensión de la catástrofe de dimensión histórica que amenazaba en el horizonte?

Nunca supe que pudiera llegar a ser tan terrible. De lo contrario, habría hecho algo por salvar a mi madre, a mi padrastro y a mi abuela ...

... que fueron asesinados en Auschwitz.

Nadie en los Estados Unidos tenía noticias de los hornos (crematorios), se suponía, y tampoco los alemanes. Y Chamberlain quiso saber de Hitler: "¿Qué quiere Vd.?" -"Los Sudetes", dijo Hitler. -"Sí, naturalmente, los Sudetes. Se los damos". Eso fue el principio del fin.

Poco antes de la huida, así lo ha contado alguna vez, Vd. podría haber entrado en la Historia.

Sí, en el Palacio de la Ufa, Hitler se sentó a algunos palcos de distancia de mí, en el estreno de un film alemán, pero yo no tenía ni armas ni valor para un atentado.

¿Ha leído Vd. Mi lucha?

Muy poco. No está bien escrito. Uno se da cuenta pronto de que Hitler era un idiota olvidadizo. En su grueso libro enseña a los alemanes durante páginas que no se deben repetir los errores de la primera Guerra Mundial y que no deben hacer una guerra de dos frentes. ¿Y qué hizo él, el antiguo cabo?

Doce años tras la huida vuelve a Berlín, como miembro de la "Information Control Division" de las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos. Su tarea consistía en vigilar que los ex nazis no participaran en nuevas películas alemanas.

Tuvimos que esperar en Hesse antes de entrar en servicio en Berlín, hasta que los rusos lo robasen y deshonrasen todo en Berlín. ¿Mi primer encuentro con Berlín? Terrible. Un montón de escombros. Inolvidable.

¿Todavía pudo encontrar a conocidos de los buenos tiempos?

Increíble lo que allí tuvo lugar: los arios me saludaban como vencedor. Cada alemán que me encontraba había escondido en el desván a 3 judíos. 3 por 80 millones de alemanes, eso hace 240 millones de judíos. Todos eran personas maravillosas.

¿Experimentó odio hacia los alemanes?

Naturalmente la tragedia me conmovió y afectó, sólo que uno debe guardarse de las generalizaciones. Siempre he intentado explicar a los norteamericanos que semejante evolución también hubiera sido posible allí, aun cuando no con esa brutalidad.

En sus primeros encuentros con los alemanes en Berlín, ¿percibió sentimientos de culpa y vergüenza?

Me acuerdo de un actor homosexual al que llamaba "Hubsi", Hubert von Meyerinck. Nunca presumió de ello, pero en la Noche de los cristales rotos corrió hacia la Kurfürstendamm y gritó: "Quien entre vosotros sea judío, ¡que me siga!". Ocultó a la gente en su casa. Sí, hubo gente decente en cuyas palabras se podía confiar, que era difícir ser opositor en aquellos tiempos. Hombres como Meyerinck era magníficos, maravillosos.

En 1945 escribió desde Berlín, en una carta a un amigo de los Estados Unidos sobre los alemanes: "Si uno ve esta inimaginable devastación, esta derrota total que acaban de sufrir, no puedo creer que en los próximos cien años sean capaces de emprender algo".

A mi regreso a Berlín, en 1945, filmé los destrozos desde el avión, todo había desaparecido, todo era escombros, también la Gedächtnis-Kirche. Pensé que ahí no quedaba nada. Y después vi a las mujeres, en largas colas, arrastrar los ladrillos. Here we go again. Increíble, han construido como locos. Malo y maravilloso a la vez, (estilo) Bauhaus y gótico a la vez, sin planificar.

El 13 de agosto de 1961 estaba rodando de nuevo casualmente en Berlín. De nuevo rodaron los panzer. Aquí los rusos, allí los norteamericanos: construcción del muro. ¿Sintió de nuevo miedo, como en 1933?

Sí, un poco. Rodábamos Tres, dos, uno en la Puerta de Brandenburgo. Cuando me acercaba a la Puerta de Brandenburgo, frente a la Pariser Platz, y un teniente de la Alemania del Este me preguntaba: "¿Qué pasa aquí?", se dirigían las armas de sus soldados hacia mí. Entonces supe qué pasaba.

Y se dijo: "It's time to leave", una vez más despedida de Berlín.

Las siguientes escenas las rodamos en los muniqueses estudios Bavaria. Habíamos filmado ante una reproducción de la Puerta de Brandenburgo.

¿Alguna vez ha pensado volver a vivir en Berlín?

No, no. El primer día tras mi llegada a Hollywood juré trabajar y morir allí. De visita sí, pero vivir no. Yo he leído los extensos y muy bueno artículos de Rudolf Augstein en Der Spiegel sobre la Wehrmacht y naturalmente he visto las fotos de los soldados con pistolas y armas...

... que ejecutaron a los judíos.

¿Es la prueba de que la Wehrmacht tuvo que ver con el Holocausto o no?

¿Planea volver a Berlín?

Naturalmente. Volveré a cada lugar otra vez, aunque el antisemitismo existe y existirá siempre. Entonces pienso en una historia: "Dos fugitivos judíos se encuentran en Nueva York, y uno pregunta: "¿Cómo te va, Harry?"_"Bien, realmente bien".-"Mi pregunta era si eres feliz".-"I am happy, but not glücklich".

Señor Wilder, le agradecemos esta conversación.

Las mejores 10 peículas de Billy Wilder son:
1. El acorazado Potemkin (Sergei Eisenstein) (1925)
2. Avaricia (Erich von Stroheim) (1923)
3. Varieté (Charles Dupont) (1925)
4. La quimera del oro (Charles Chaplin) (1924)
5. Y el mundo marcha (King Vidor) (1928)
6. La gran ilusión (Jean Renoir) (1937)
7. El delator (John Ford) (1935)
8. Ninotchka (Ernst Lubitsch) (1939)
9. Los mejores años de nuestra vida (William Wyler) (1946)
10. El ladrón de bicicletas (Vittorio de Sica) (1948)
Busquelas...

Libro: Corridos Zapatistas


Las luchas armadas en México han subsistido gracias a los corridos (Reforma, Intervención Norteamericana, Revolución Mexicana), producto de la tradición oral. Uno de los sucesos mexicanos que ha dejado mayor huella la sociedad mexicana, es sin duda, la Revoluvión Mexicana. La recopilación del siguiente libro, obedece en primera instancia a recordar las actividades y vida del General Emiliano Zapata Salazar.
Descarga

Allen Ginsberg – America




Allen Ginsberg – America, éste poema se encuentra en su obra Aullido.
America, I’ve given you all and now I’m nothing.
America, two dollars and twenty-seven cents. January 17, 1956.
I can’t stand my own mind.
America, when will we end the human war?
Go fuck yourself with your atom bomb
I don’t feel good don’t bother me.
I won’t write my poem till I’m in my right mind.
America, when will you be angelic?
When will you take off your clothes?
When will you look at yourself through the grave?
When will you be worthy of your million Trotskyites?
America, why are your libraries full of tears?
America, when will you send your eggs to India?
I’m sick of your insane demands.
When can I go into the supermarket and buy what I need with my good looks?
America, after all it is you and I who are perfect not the next world.
Your machinery is too much for me.
You made me want to be a saint.
There must be some other way to settle this argument.
Burroughs is in Tangiers I don’t think he’ll come back it’s sinister.
Are you being sinister or is this some form of practical joke?
I’m trying to come to the point.
I refuse to give up my obsession.
America, stop pushing I know what I’m doing.
America, the plum blossoms are falling.
I haven’t read the newspapers for months, everyday somebody goes on trial for
murder.
America, I feel sentimental about the Wobblies.
America, I used to be a communist when I was a kid and I’m not sorry.
I smoke marijuana every chance I get.
I sit in my house for days on end and stare at the roses in the closet.
When I go to Chinatown I get drunk and never get laid.
My mind is made up there’s going to be trouble.
You should have seen me reading Marx.
My psychoanalyst thinks I’m perfectly right.
I won’t say the Lord’s Prayer.
I have mystical visions and cosmic vibrations.
America, I still haven’t told you what you did to Uncle Max after he came over
from Russia.
I’m addressing you. Are you going to let our emotional life be run by Time Magazine?
I’m obsessed by Time Magazine. I read it every week.
Its cover stares at me every time I slink past the corner candystore.
I read it in the basement of the Berkeley Public Library.
It’s always telling me about responsibility. Businessmen are serious. Movie
producers are serious. Everybody’s serious but me.
It occurs to me that I am America.
I am talking to myself again.
Asia is rising against me.
I haven’t got a chinaman’s chance.
I’d better consider my national resources.
My national resources consist of two joints of marijuana millions of genitals
an unpublishable private literature that goes 1400 miles and hour and
twentyfivethousand mental institutions.
I say nothing about my prisons nor the millions of underpriviliged who live in
my flowerpots under the light of five hundred suns.
I have abolished the whorehouses of France, Tangiers is the next to go.
My ambition is to be President despite the fact that I’m a Catholic.
America, how can I write a holy litany in your silly mood?
I will continue like Henry Ford my strophes are as individual as his
automobiles more so they’re all different sexes
America, I will sell you strophes $2500 apiece $500 down on your old strophe
America, free Tom Mooney
America, save the Spanish Loyalists
America, Sacco and Vanzetti must not die
America, I am the Scottsboro boys.
America, when I was seven momma took me to Communist Cell meetings they
sold us garbanzos a handful per ticket a ticket costs a nickel and the
speeches were free everybody was angelic and sentimental about the
workers it was all so sincere you have no idea what a good thing the party
was in 1935 Scott Nearing was a grand old man a real mensch Mother
Bloor made me cry I once saw Israel Amter plain. Everybody must have
been a spy.
America, you don’re really want to go to war.
America, it’s them bad Russians.
Them Russians them Russians and them Chinamen. And them Russians.
The Russia wants to eat us alive. The Russia’s power mad. She wants to take
our cars from out our garages.
Her wants to grab Chicago. Her needs a Red Reader’s Digest. her wants our
auto plants in Siberia. Him big bureaucracy running our fillingstations.
That no good. Ugh. Him makes Indians learn read. Him need big black niggers.
Hah. Her make us all work sixteen hours a day. Help.
America, this is quite serious.
America, this is the impression I get from looking in the television set.
America is this correct?
I’d better get right down to the job.
It’s true I don’t want to join the Army or turn lathes in precision parts
factories, I’m nearsighted and psychopathic anyway.
America, I’m putting my queer shoulder to the wheel.
____________________________________________
América, te lo he dado todo y ahora no soy nada.
América, dos dólares y veintisite centavos. 17 de Enero de 1956.
No aguanto mi propia mente.
América, ¿Cuándo pondremos fin a la guerra entre seres humanos?
Que te jodan a ti y a tu bomba atómica.
No me siento bien, no me molestes.
No pienso escribir este poema hasta que esté cuerdo.
América, ¿Cuándo nos portaremos bien?
¿Cuándo vas a desnudarte?
¿Cuándo vas a mirarte a través de la tumba?
¿Cuando serás merecedora de tu millón de trotskistas?
América, ¿Por qué están llenas de lágrimas tus bibliotecas?
América, ¿Cuándo enviarás tus huevos a India?
Estoy harto de tus absurdas exigencias.
¿Cuándo voy a poder ir al supermercado y comprar lo que necesite con mi cara bonita?
América, después de todo, somos tú y yo los que somos perfectos, y no el otro mundo.
Tu maquinaria es demasiado para mí.
Me haces querer ser un santo.
Debe haber otra manera de poner fin a esta discusión.
Burroughs está en Tánger y no creo que vuelva. Sería demasiado perverso.
¿Acaso tratas de ser perversa o es sólo una broma de mal gusto?
Intentaré ir al grano.
Rechazo renunciar a mi obsesión.
América, deja de presionarme. Sé lo que estoy haciendo.
América, las flores del ciruelo están cayendo.
No he leído los periódicos durante meses, cada día alguien es juzgado por asesinato.
América, me solidarizo con los sindicalistas.
América, cuando era niño era comunista y no me arrepiento.
Fumo marihuana siempre que tengo la oportunidad.
Me siento en mi casa durante días enteros contemplando las rosas en el armario.
Cuando voy al Barrio Chino me emborracho y nunca me acuesto con nadie.
Estoy convencido de que van a haber problemas.
Me deberías haber visto leyendo a Marx.
Mi psicoanalista cree que estoy perfectamente bien.
No pienso rezar el Padrenuestro.
Suelo tener visiones místicas y vibraciones cósmicas.
América, aún no te he dicho nada sobre lo que le hiciste a Tío Max cuando volvió de Rusia.
Estoy hablando contigo.
¿O acaso vas a permitir que nuestra vida emocional sea dirigida por la revista Time?
Estoy obsesionado con la revista Time. La leo cada semana.
Su portada me mira cada vez que giro la esquina de la tienda de golosinas.
La leo en el sótano de la biblioteca pública de Berkley.
Siempre me habla sobre responsabilidad. Los hombres de negocios son serios. Los productores de películas son serios.
Todo el mundo es serio menos yo.
Y me da por pensar que yo soy América.
Estoy hablando solo otra vez.
Asia se alza contra mí.
No tengo la más mínima opción.
Será mejor que tenga en cuenta mis recursos nacionales.
Mis recursos nacionales consisten en dos porros de marihuana, millones de genitales, un literatura privada no publicable que va a 1400 millas por hora y veinticinco mil sanatorios mentales.
No digo nada sobre mis prisiones, ni sobre los millones de desgraciados que viven en mis macetas bajo la luz de quinientos soles.
Ya he acabado con las casas de putas de Francia, Tánger es la siguiente.
Mi ambición es llegar a ser presidente a pesar de ser católico.
América, ¿Cómo voy a escribir una santa letanía con tu mal humor?
Continuaré, como Henry Ford, ya que mis estrofas son tan personas como sus coches.
Más aún, son todas de diferentes sexos.
América, te venderé estrofas a 2.500 dólares la pieza. 500 dólares de rebaja por tus estrofas viejas.
América, libera a Tom Mooney.
América, salva a los republicanos españoles.
América, Sacco y Vanzetti no deben morir.
América, yo también soy los chicos de Scottsboro.
América, cuando tenía siete años mamá me llevaba a las reuniones de la Célula Comunista, nos vendían garbanzos, un puñado por entrada, una entrada costaba un niquel y los discursos eran gratis.
Todo el mundo era amable y solidario con los trabajadores.
¡Todo era tan sincero! No te haces una idea de lo bueno que era el partido en 1935.
Scott Nearing era todo un gran anciano, un verdadero mensch.
Madre Bloor me hizo llorar. Incluso una vez ví a Israel Amter con mis propios ojos.
Todo el mundo debe haber sido espía.
América, en realidad tú no quieres la guerra.
América, son ellos los rusos malos.
Los rusos, los rusos y también los chinos. Y los rusos.
Rusia quiere comernos vivos. El poder loco de Rusia. Quiere sacar nuestros coches de nuestros garajes.
Quiere llevarse Chicago. Necesita un Reader’s Digest Rojo. Quiere tener nuestras fábricas de coches en Siberia. Con su enorme burocracia controlando nuestras gasolineras.
Y eso no es bueno. Argh. Ellos enseñar a Indios a leer. Él necesitar grandes negratas.
Ahh. Ella hacernos trabajar dieciséis horas al día. ¡Socorro!
América, esto es algo bastante serio.
América, esta es la impresión que te llevas al ver la televisión.
América, ¿Son así las cosas?
Mejor debería irme al trabajo.
Es verdad que no me quiero apuntar al ejercito o manejar un torno en fábricas de repuestos.
De todos modos, soy miope y psicópata.
América, trataré de arrimar mi hombro de maricón.

Americans are NOT stupid - WITH SUBTITLES



So what if they don..t know how many sides a triangle have? Or who Tony Blair is? That is not fair...just because their president is as intelligent as a door, it doen..t mean they..re all like that...if you still think american people are stupi, watch this video and change your mind :)

Lo útil, lo bueno y lo prudente

Mario Di Costanzo Armenta*

Estoy completamente seguro de que para muchos mexicanos el recuerdo del Fobaproa aún se encuentra intacto en su memoria. De hecho, es uno de los temas de los que más se ha escrito durante los últimos 10 años.

Independientemente de que existan defensores y detractores de este negro capítulo en la historia económica del país, para todos es una realidad que la discrecionalidad, la falta de transparencia, la corrupción y el tráfico de influencias son calificativos que aún ahora no pueden ser descontados al hablar de este tema.

Y es que resulta imposible negar que en la “panza” del Fobaproa se encuentran los créditos que no pagaron importantes personajes de la política, así como prominentes industriales con enorme capacidad económica que en algún momento decidieron transferir sus deudas a los contribuyentes, al ser rescatados por el Estado, bajo el lema de “proteger los ahorros de la gente común y corriente”.

Parte de lo anterior lo resume el propio Michael W. Mackey, auditor del Fobaproa, quien concluye textualmente lo siguiente: “Entendemos que en México, un número relativamente pequeño de grupos económicos (aproximadamente 10 o 12) son responsables de una parte muy importante de la actividad económica. Estos grupos operan típicamente a través de varias compañías en diversos sectores, incluyendo el financiero. Estos grupos adeudan cantidades importantes a los bancos que participaron en los programas del Fobarpoa. Muchos de ellos tienen o tuvieron participación accionaria en ciertos bancos revisados.

Más aún: el 21 de abril de 2003, el ahora ex vocal de la junta de gobierno del IPAB, Bernardo González Aréchiga, entregó al entonces presidente de la Comisión de Vigilancia de la Auditoria Superior de la Federación sus Memorias de Labores. Y en la página 13 del citado Informe refiere el siguiente párrafo:

“El terrible dilema que confrontó el Fobaproa, según uno de los responsables más importantes del rescate, se resume en la siguiente frase: ‘A raíz de la crisis bancaria de 1995, nosotros tuvimos que escoger entre cumplir la ley o reducir el costo fiscal. Optamos por reducir el costo fiscal. Espero que ustedes también tengan la capacidad de hacer lo propio cuando llegue el momento’”.

Esta abierta confesión de la violación a la ley durante el rescate bancario muestra que mientras que a estos grupos conformados por banqueros, prominentes industriales y políticos se les otorgó un trato preferencial, para millones de pequeños y medianos deudores la situación fue diferente, ya que las autoridades determinaron “aplicar la ley” y estas personas, “los nadies”, terminaron perdiendo sus bienes y propiedades.

Señalo lo anterior porque desde hace algunas semanas el gobierno ha venido instrumentando de manera velada una especie de Fobaproa II, dirigido a grandes empresas, pero ahora bajo el lema de “proteger al empleo y a la planta productiva nacional”.

Este rescate consiste en que a través de Nacional Financiera (Nafin) el gobierno, con recursos públicos, garantiza, es decir, “avala”, la deuda de las empresas que se hacen acreedoras de estos apoyos. De esta manera, y en pocas palabras, el gobierno “compra la deuda de estas empresas”.

Desafortunadamente, Nacional Financiera no ha informado de manera clara y transparente de las operaciones llevadas a cabo hasta el momento.

Lo que sí se sabe es que a partir del primero de enero del próximo año el ex presidente de la Asociación de Bancos de México (ABM) y también ex presidente del Consejo de Administración de BBVA-Bancomer, será el nuevo director general de Nafin.

Todo esto contrasta dramáticamente con la actitud de “no me importa” que el gobierno ha manifestado con respecto del problema de la cartera vencida en créditos hipotecarios y tarjetas de crédito, y que se estima que afecta ya a más de un millón 446 mil personas, para las cuales no se han diseñado mecanismos de rescate.

Y es que al mes de septiembre del presente año la cartera vencida en tarjetas de crédito ascendió a 24 mil 584 millones de pesos, cifra superior en 206 por ciento a la registrada en las épocas del rescate bancario (diciembre de 1997) y 57 por ciento superior a la registrada en diciembre de 2006.

Si bien es cierto, que lo anterior se explica en buena medida, por el deterioro del ambiente económico, también lo es, que el alto costo de las comisiones y la tasa de interes que cobran las instituciones bancarias, han tenido mucho que ver en esta situación, a manera de ejemplo mientras que BBVA la tasa de interés total de una tarjeta de crédito emitida en México es de 80 por ciento, en España es de sólo 25 por ciento.

Esto se debe a la concentración de las actividades bancarias que ha permitido que la banca opere como un gran oligopolio.

Adicional a lo anterior, los bancos deben reconocer, que el problema se ha potenciado por la falta de una adecuada cultura financiera, por su estrategia de utilizar el llamado “crédito al consumo” como una herramienta de penetración de mercado, por las agresivas campañas que implementaron para la colocación de plásticos, y por la ampliación de líneas de crédito sin previa opinión del cliente, y careciendo de los análisis de su capacidad crediticia.

En pocas palabras, deben admitir su irresponsabilidad y corresponsabilidad en la gestación de este problema.

Por ello digo, que lo útil, lo bueno y lo prudente es que se disminuyan y pongan topes, a las comisiones y tasas de interes de estos plasticos, y que tanto el gobierno como los bancos, implementen programas de reestructuras a tasas “blandas” y condonación de adeudos, que impidan que este problema económico, se convierta un un asunto social de gran envergadura y que en este momento a nadie le conviene.

Al respecto, vale recordar que existe en la Cámara de Diputados un dictamen, aprobado ya por el Senado, que detalla un programa de apoyo a deudores de la banca y se conoce como “el artículo 62 bis” y sólo es cuestión de que exista la voluntad y sensibilidad política para resolver un problema que todavía es de dimensiones manejables.

Fuente: Contanzo, Mario Di, La Jornada, "Lo útil, lo bueno y lo prudente", 14 diciembre 2008.

*Mario Di Costanzo, viene a ser unos de los economistas más activos por su activa crítica el sistema económico mexicano.

Octubre 1928


Octubre 1928, Film de Sergei Eisenstein.

Asian Dub Foundation en México


Diciembre 2, 2008.

Asian Dub Foundation, ingleses de la vieja escuela y grandes representantes del drum ‘n bass, dub y electrónica, visitarán la Ciudad de México durante el próximo mes de marzo (tal como lo indica el calendario de su MySpace oficial). Las fechas para estas presentaciones, hasta este momento, están así:

* 25 de marzo: Teatro Metropólitan
* 29 de marzo: Zócalo Capitalino

Aún no hay mucha información pero, en cuanto surjan los detalles, los pondremos en este espacio. Así es que ya saben, si alguien no fue a ver a Pendulum, esta es una segunda llamada para ir a bailar música llena de energía, velocidad y diversida

Los Cañeros Del Zacatepec

Henry David Thoreau

Blek le rat

Banksy

Jean Saudek

Don Jack Kerouac

Don Jack Kerouac

Fotografías de Rotten Apple

Rubén Olivares "El Púas"

Don Miles Davis

Egon Shiele

Raúl Macías Guevara "El Ratón"

Oswaldo Guayasamín

Obra de Juan Carlos Mendez

Gral. Emiliano Zapata

UFM Alterna

UFM Alterna
Radio de la UAEM (Morelos)

Radio UNAM

Don Julio César Chávez

Santa Maradona!!

Santa Maradona!!

Don Blue Demon

Sin Banderas ni fronteras.

Sebastiao Salgado

Sebastiao Salgado
Fotográfo brasileño

Datos personales

Mi foto
Lost Angeles, United States
Graffiti ilegal, pugilismo, drogas, internet, pulquero y pambolero.

Mi lista de blogs

TIANGUIS CULTURAL DEL CHOPO, A.C.

TIANGUIS CULTURAL DEL CHOPO, A.C.
lupoperro@yahoo.com.mx, lavozdelasirena@hotmail.com

COLEGIO DE SAN LUIS, A.C.

CINETECA

Escuela Nacional de Antropología e Historia

Escuela Nacional de Antropología e Historia
ENAH

CIESAS

Seguidores

Live Traffic Map

Loading...